¿Cuándo se puede lavar a un cachorro?

como lavar a un cachorro

Tener a un cachorro aseado es una de las acciones primordiales que debemos lleva a cabo como dueños responsables y amorosos de cualquier cachorro. Los veterinarios por lo general, suelen recomendar el primer baño de nuestro amigo, a los tres meses de edad. Lo cual coincide además, con el término de su primer calendario de vacunación, por lo cual nos aseguraremos de que el pequeño, se encuentre sano en todo momento.

Sin embargo, algunos expertos apuntan que el éxito del baño con cualquier cachorro, es el hecho de tener cuidado durante el mismo. No solo basta con tener el shampoo adecuado, sino que además, debemos tener cuidado con nuestro cachorro en todo momento, evitando que se moje las orejas, eliminando cualquier rastro de shampoo que quede sobre él y así mismo secándolo bien, evitando que el mismo se llegue a enfermar.

Muchos afirman que la edad exacta, para poder llevar a cabo el primer baño del cachorro, se debe consultar con el veterinario de confianza, ya que esto puede variar de  raza en raza y en las condiciones en las cuales se encuentre nuestro pequeño. Existe el temor de que los cachorros si son bañados a muy temprana edad, lleguen a contraer la enfermedad del moquillo o que el mismo se enferme con un resfriado común el cual se puede llegar a complicar. Por tal motivo una fecha estándar que suelen dar los veterinario para que se le dé el primer baño a cada cachorro, es pasada las 12 semanas de vida o en su defecto al cuarto meses de vida, para así asegurarnos de que todo va a salir bien.

Un consejo general que se le da a todos los padres primerizos, es el hecho de no bañar al perrito, sin antes no ha terminado con todas sus vacunas, ya que si el pequeño llega a contra gripe, sus defensas pueden bajar y hacer que todo su panorama se complique. Recuerda que el esta tan pequeño que depende de tus buenos cuidados y atención para así poder sobrevivir. Si luego del baño, decides usar la secadora del pelo, procura que la misma se encuentra a 30 centímetros alijado del cuerpo del perrito. De esta manera logra evitar que tu pequeño llegue a sufrir algún tipo de quemaduras en su piel y que con ello, asocie el baño con una acción negativa.

Cómo lavar a un cachorro

Siempre y cuando sepas llevar el baño como un lugar de relajación, tu cachorro lo puede llegar a asociar con una vivencia divertida la cual lo hará disfrutar aun más y crear lazos más fuertes contigo.  Debes estar atento si sus patitas se resbalan en la bañera, ya que si esto es así, puedes color una toalla en el fondo para que él se sienta más estable y con menos temor a caerse. Así mismo es importante que el jabón que uses, sea especial para cachorros, ya que si usas un jabón distinto, es posible que dañes de manera significativa su piel y le causes dolor.

Los baños deben ser periódicos, con un intervalo entre uno y otro de 15 días, sin embargo, esto puede variar si tu pequeño ha entrado en la basura y por ende requiere de una ducha de emergencia. 

Aquí te adjuntamos algunos consejos con los cuales podrás transformar la hora del baño en un momento de diversión que ambos van a disfrutar:

-Trata en lo posible de usar una bañera la cual sea de uso único para el cachorro. En función a ello, es bastante posible que la bañera de tu casa sea muy grande para un cachorro, por ello, te recomendamos comprar una especial que se adapte a su tamaño.

-Es importante que el agua donde se va a bañar no está a menos o más de 39 ºC.

-Así mismo, otra estrategia que puedes tomar para que tu cachorro comience a adorar la hora del baño, es transformando el lugar del baño, en la hora de los juego, incluyendo dentro de la tina sus juguetes favoritos, o en su defecto comprando algunos juguetes especiales para ellos.

-Si hace mucho frio, puedes optar por los baños secos, los cuales son igual de efectivos y te ahorras toda el agua y el jabón. Dentro del mercado puedes encontrar diversos productos los cuales te permiten darle a tu pequeño algunos baños secos. Sin embargo, esta es una opción de la cual no debes abusar. Para poder llevarlo a cabo, solo debes aplicar el producto sobre el pelaje de tu mascota y dejarlo actuar por algún tiempo según sean las instrucciones del mismo. 

La rutina del baño en cachorros es importante, dado la utilidad del mismo. Si desde cachorros le enseñamos a nuestro cachorro que este es un espacio positivo, los baños no serán un problema o situación traumática nunca más. 

Durante estas rutinas, es recomendado que se comience por las zonas de la cabeza, ayudándote con una toalla húmeda con agua que se encuentre tibia. Luego de ello, puedes aplicar un poco de shampoo y irlo aplicando de manera uniforme por todo el cuerpo del pequeño. Si durante esto, realizas pequeños masajes, tu cachorro se relajara y lograras crear un espacio de paz donde él y tú comiencen a forjas lazos emocionales fuertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *