Saltar al contenido
Cachorros

Cachorros de Pekines

cachorros de pekines

El Pekinés, Pequinés, Spaniel Pequinés o Spaniel de Pequín (también apodado Peki o Peke) es una raza de perro de juguete muy popular por su compañía y belleza originario de China.

Su aspecto, lealtad, valentía, combatividad y tamaño (pequeño) ha dado como resultado varios apelativos: «Pequeño León» o «Perro León».

Historia / Origen

Este pequeño perro tiene origen en Asia, en los legendarios perros lanudos del Tibet. Ya, en la dinastía H´ang (siglo VIII) eran parte importante de la Corte Imperial China, viviendo en la Ciudad Prohibida de Pekín sin ningún contacto con el mundo exterior.

Eran valorados como autenticas joyas imperiales y el robo, secuestro o asesinato de uno de estos ejemplares era castigado con la muerte.

La exportación estaba totalmente prohibida. La familia Imperial China regalaba estos perros a sus nobles y dignatarios más leales como muestra de su aprecio.

Los monjes budistas los adoraban, ya que, pensaban que espantaban los malos espíritus y los convirtieron en un símbolo de su religión.

Para ellos, el Pekinés formaba parte de la mitología oriental y lo llamaban «Perro León». Hay una leyenda que cuenta el inicio de la raza:

El Rey León estaba apasionadamente enamorado de una pequeña mona.

Llamó al Dios Mago Hai Ho para pedirle permiso para casarse con ella.

Él accedió, pero a cambio debería renunciar a su tamaño y fuerza. El Rey León no tardó en dar su respuesta: «Mi fuerza y tamaño no son nada si no puedo estar junto a mi amada».

De este apasionado amor nació el primer Pekinés.

Noble, orgulloso y valiente como su padre y pequeño, dulce e inteligente como su madre.

La emperatriz viuda Cixí o Zishí (29 de noviembre de 1835 – 15 de noviembre de 1908) era muy aficionada a los animales pequeños y fue, posiblemente, la mayor defensora de esta raza de perros.

Ella era extremadamente metódica y consciente del trabajo que tenía que realizar para proteger y fomentar esta raza y para conseguir ese Pekinés de tamaño pequeño tan apreciado por la nobleza china.

Un Pekinés tan diminuto que las damas los pudieran llevar en sus mangas, «Pekinés de manga».

En el año 1860 hubo una guerra entre China y los aliados occidentales, conocida como la «Guerra de la Flecha». Cuando los invasores llegaron a Pekín la Casa Real fue evacuada, dejando atrás a cinco Pekineses que los oficiales británicos acogieron y llevaron a Inglaterra.

El teniente Dunne regaló uno de estos ejemplares, una perrita diminuta, a la Reina Victoria que la rebautizó con el nombre de «Looty».

Los demás perros fueron obsequiados a las duquesas de Wellington y de Richmond, creando de esta forma la primera línea inglesa del «Perro Sol» de la China Imperial.

Treinta años después de la llegada del Pekinés a Inglaterra se presentaron por primera vez en la exposición de la capital del condado de Cheshire, Chester.

En el año 1906 el American Kennel Club (AKC) aceptó el estándar de la raza y comenzó con las inscripciones de ejemplares.

Hoy día el Pekinés es un perro de compañía muy querido en todo el mundo que gana popularidad y aficionados día a día.

El carlino (pug), el chin japonés (spaniel japonés), el spaniel tibetano (spaniel del Tibet) o el encantador perro happa (que significa «perro faldero»), son algunos ejemplos de razas de perros asiáticos con líneas de sangre entrecruzadas con el Pekinés.

Características / Aspecto

El Pequinés (Pekinés) es un perro de juguete con aspecto leonino.

Su cuerpo robusto y compacto es más largo que alto.

La altura hasta la cruz en esta raza varía entre los 15 y 25 centímetros, siendo, al contrario que ocurre en casi todas las razas, las hembras de mayor tamaño que los machos.

Es sorprendente que un perro tan pequeño sea tan pesado (estructura corporal fuerte y osamenta pesada).

Su peso puede rondar entre los 2,5 y 8 kilogramos, pero el peso ideal no debe ser superior a 5,6 kilogramos en las hembras y 5 kilogramos en los machos.

Su cabeza es fuerte y grande en proporción al resto del cuerpo; el cráneo es relativamente plano y ancho; en la piel de su cara tiene pliegues (arrugas).

Las orejas son de implantación alta y caídas, pegadas a la cara; su longitud no tiene que sobrepasar la mandíbula; poseen largos y abundantes flecos que se mezclan y confunden con el resto del pelo de la cara.

Los ojos son grandes, redondos y saltones, de un color oscuro brillante; su mirada está llena de vida, de alegría y jovialidad; están situados bien separados entre sí.

El hocico es ancho y chato. La nariz (trufa) es negra, con los orificios nasales bien abiertos y grandes.

La cola del Pequinés es de inserción alta, firme, ligeramente curvada sobre el lomo y volcada hacia uno de los lados.

Su tamaño y postura siempre erguida hace difícil que provoque los mismos destrozos que la alegre cola de un dálmata o labrador retriever.

El Pekinés tiene un manto compuesto por dos capas.

La externa es larga, lisa y muy abundante.

En el cuello el pelo le crea un adorno en forma de collar melenudo.

Este pelo largo crea en la cola, orejas, parte posterior de las patas y entre los dedos flecos llamados «plumas».

La subcapa o capa interna está formada por una lanilla densa, fina y suave.

El color del pelaje puede ser cualquiera excepto el color hígado (marrón) y el albino.

En los perros con melena multicolor las manchas están uniformemente distribuidas.

Pekineses de manga

Los Pekineses «de manga» son miniaturas de esta misma raza que pueden nacer entre una camada de cachorros de talla normal.

Los criadores suelen quedarse con los mejores ejemplares de machos «de manga» para utilizarlos como sementales.

Las hembras son descartadas como criadoras, ya que, podrían dar a luz a cachorros de tamaño normal y el parto sería muy doloroso para ellas.

Los Pekineses «de manga» son muy apreciados y han llevado a sus seguidores a formar su propio club para Pekineses enanos.

Temperamento / Comportamiento

El Pekinés es un perro mini, inteligente, valiente, testarudo e independiente habituado a la vida refinada.

Este perro necesita de una constante atención de su amo al que adora; en caso de no tenerla, muestra su mal genio con rabietas (como un niño chico mal criado).

Está acostumbrado a conseguir todo lo que quiere y a las rutinas del día a día, misma hora de comer, de pasear, de jugar con él, de acicalarlo; si un día se lo cambiamos, lo reclama mostrando su descontento.

Tiene un carácter divertido y juguetón con los niños, siendo un muy buen perro de compañía en hogares con menores.

Pero sus malas costumbres de ser para ellos todas las atenciones puede que los convierta en una mascota celosa al vernos jugar con nuestros hijos.

No son agresivos, pero si muestra esta actitud deberemos encontrar un modo de corregírsela, educándolos con firmeza y paciencia.

Su pequeño tamaño no le impide mostrarse como si fuese un gran perro cuando se encuentra con extraños que invaden su territorio.

Es un excelente perro guardián que no ladra en exceso pero que está siempre atento a su entorno y propietarios.

No dudará en enfrentarse a grandes perros (gran danés, pastor alemán, rottweiler o San Bernardo) si se siente atacado o disgusto en su compañía.

Como casi todos los perros no le gusta estar mucho tiempo solo.

Suele deprimirse y pasará el día gruñendo y mordiendo todo lo que este a su alcance.

Para evitar este problema debemos tenerle algún juguete para morder adaptado a sus necesidades (el hocico chato impide que pueda sujetar pelotas con los dientes, debemos proporcionarle juguetes planos que él pueda coger).

No soporta sentirse limitados en sus movimientos por collares o cadenas.

Debemos acostumbrarlo a llevarlos desde cachorro (2 ó 3 meses) o jamás dejará ponérselo.

foto de cachorros de pekines

Salud

El Pekinés a pesar de ser un animal pequeño y chato (braquicéfalo) es por lo general un perro robusto y sano con una gran resistencia a las enfermedades y un increíble poder de sanación.

Su resistencia y recuperación son dos características que podría deberse a una cuidadosa selección y cría llevaba a cabo en la Corte Imperial China.

Pero al igual que cualquier otro perro es propenso a padecer ciertas dolencias típicas de su raza, algunas de ellas por su característica fisonomía:

Atrofia Progresiva de Retina (APR)
Cálculos en los Riñones y el Sistema Urinario
Cataratas Juveniles
Degeneración de los Discos Intervertebrales
Distiquiasis (Fisura Palpebral)
Faringitis
Halitosis (Mal aliento) Infección del Oído
Luxación Rotuliana (Luxación Patelar)
Xeroftalmia (Síndrome del Ojo seco)
Problemas Cardiovasculares
Problemas Nasales y Respiratorios
Amigdalitis (Anginas o Tonsilitis)

La esperanza de vida de un Pekinés bien cuidado oscila entre los 12 y 14 años, aunque no es de extrañar que la superen.

Cuando se siente indispuesto puede ser bastante arisco, incluso agresivo en algunos momentos.

Lo único que desea es la tranquilidad para recuperarse lo antes posible.

Hay otros muchos problemas de salud que no reconoceremos a simple vista y en cuyo caso el veterinario podrá ayudarnos a proporcionarle los mejores tratamientos y cuidados.

Las camadas del Pequinés están formadas por 3 ó 4 cachorros, pero sabemos de partos con 9 perritos.

Cuidados

El Pekinés es una mascota muy bien adaptada a la vida del interior del hogar.

Esto no quiere decir que sea un perro al que tratemos de forma sedentaria, debemos sacarlo a pasear al menos una vez al día para que mantenga un buen estado físico.

Hay que tener cuidado con tenerlo en la calle en horas muy calurosas, ya que, el Pequinés no soporta las temperaturas excesivas.

Necesitamos proporcionarle una buena dieta que le regule su metabolismo y que le prevenga de la obesidad, incluso desde cachorro.

Una ración equilibrada debe estar compuesta por: carne e hígado de ave o ternera, huevo, aceites de pescado y vegetal, cereales (avena, arroz, maíz y/o trigo), verduras (judías, guisantes, habas, zanahoria, patata, remolacha y/o tomate), sales minerales y vitaminas.

Al igual que ocurre en la demás razas de perros, es preferible repartirle la ración diaria de alimento en varias tomas para evitarle problemas digestivos.

Debemos procurar que siempre tenga agua fresca a su disposición.

Su larga melena es la que necesita más tiempo para su cuidado.

Necesitaremos dedicarle 2 ó 3 horas semanales para su cepillado.

El cuidado de su pelo no sólo se hace para mejorar su aspecto físico, sino también por su salud.

Un manto descuidado puede convertirse en un entorno perfecto para los parásitos debido a su enorme densidad.

El acicalado debemos realizarlo con un cepillo de cerdas suaves.

Hay que prestarle una especial atención a sus prominentes ojos.

Es habitual que se les dañen con el roce de hierbas, golpes o incluso ellos mismo al rascarse.

Las limpiezas frecuentes de orejas, oídos, dientes y pliegues en su cara nos ayudarán a detectar cualquier anomalía en ellos.

En caso de encontrarlo debemos comunicárselo a nuestro veterinario antes que se convierta en un problema.

Algunos criadores para evitar el continuo cuidado de sus uñas prefieren amputarle al cachorro con 2 ó 3 días de vida los espolones.

Las uñas de estos espolones no se desgastan de forma natural al no estar en contacto con el suelo y por lo tanto necesitan una mayor atención.

Yo soy de la opinión que quien quiere a un animal no le importa dedicarle el tiempo necesario y una mutilación de este tipo no es necesaria.

Pekineses famosos

Los perros pequineses siempre han sido muy queridos por los famosos de televisión y revistas del corazón.

Todos recordamos haber visto en la prensa rosa alguna vez a esa actriz o modelo paseando con su pequeño pequinés o llevándolo en sus brazos como si de otro complemento de su vestuario se tratase.

Tras pasar muchas horas rastreando la red he decidido no poner ningún perro que pertenezca a célebres (la lista sería interminable) y sólo centrarme en dos, uno de ficción y el otro un superviviente de un desastre marítimo:

Pluto es un personaje de dibujos animados de la familia Disney (Mickey Mouse, Pato Donald, Goofy,..) que está enamorado de «Dinah», una perrita salchicha (dachshund).

Pero su primer amor, ese que él siempre recuerda y por la que suspira, es la Pequinés «Fifi».

En los archivos de la empresa White Star, propietaria y operadora del transatlántico británico RMS Titanic, hay anotaciones que a bordo viajaban más de 10 perros, todos ellos acomodados junto a sus amos en camarotes de primera clase.

La mañana del 15 de abril de 1912, la esposa del empresario y millonario británico Henry Harper fue rescatada junto a su pequinés «Sun Yat Sen» y dos perros más de la raza Pomerania (Spitz Enano Alemán).

Parece ser que estos tres perros fueron las únicas mascotas que sobrevivieron al naufragio del Titanic.

Otros nombres

El Pequinés, Pekinés, Spaniel de Pequín o Spaniel Pequinés es conocido en otros países como:
Alemania: Pekingese, Pekinese, Peking-Palasthund
Bulgaria: Пекинез
Croacia: Pekinezer
Dinamarca: Pekingeser
Eslovaquia: Pekinský palácový psík
Eslovenia: Pekinžan
Finlandia: Kiinanpalatsikoiran, Pekingeesin
Francia: Pékinois (chien)
Georgia: პეკინესი
Holanda: Pekingees
Hungría: Pekingi palotakutya, Pekingi palotakutyácska, Palotapincsi, Pekingi
Indonesia: Pekines, Anjing Peking
Inglaterra: Pekingese, Lion-Dog, Pekingese Lion-Dog, Pelchie Dog, Peke
Irlanda: Peicinís
Italia: Pechinese (razza canina)
Lituania: Pekinai
Polonia: Pekińczyk
Portugal: Pequinês
República de Azerbaiyán: Pekines
República de Macedonia: Пекинезер
República de Serbia: Пекинезер
Rumania: Pechinez
Rusia: Пекинес
Suecia: Pekingese
Turquía: Pekinegez, Pekingese
Ucrania: Пекінес
Vietnam: Chó Bắc Kinh, chó sư tử, phúc cẩu

También te puede interesar más razas de: Cachorros
Cachorros de Pekines
4.8 (96%) 5 votes

  • Cómo educar a un cachorro
    El programa definitivo que te guiará paso a paso en la educación de tu cachorro con resultados garantizados.
  • Sé perfectamente cómo te sientes porque yo gasté mucho dinero en manuales, cursos, guías, etc., y además en muchos casos la información parecía contradecirse, por este motivo decidí crear este programa definitivo, condensando todo aquello que realmente funciona. No tendrás que volver a pagar ningún otro manual, ni pagar por servicios: no los vas a necesitar.