Saltar al contenido
Cachorros

Cachorros de Montaña de los Pirineos

cachorros de montaña de los pirineos

El Perro de Montaña de los Pirineos (Gigante de los Pirineos, Montaña de los Pirineos, Gran Pirineo o también llamado, Montañés del Pirineo), es una raza de perro originaria de España y Francia. Hoy día es un esplendido perro de compañía, pero tradicionalmente esta antigua raza canina fue utilizada para defender a los rebaños por su valentía y coraje.

Aunque comparten región de origen, tamaño y casi aspecto, el Perro de Montaña de los Pirineos no debemos confundirlo con el Mastín del Pirineo, son razas totalmente distintas.

Historia / Origen del Perro de Montaña de los Pirineos

El Perro de Montaña de los Pirineos, como la mayoría de molosos de Europa desciende del dogo del Tíbet (mastín tibetano) y fue introducido por los comerciantes y conquistadores asiáticos.

Las primeras descripciones que hay de unos perros con características similares al Montaña de los Pirineos se remontan al siglo XVII y eran animales de gran porte y fuerza que protegía a los rebaños de ovejas del Pirineo francés.

Debido a su gallardía y gentileza fue el perro oficial de la corte de Luis XIV de Francia y usado para la guardia y custodia del castillo de Orthez, en el suroeste de Francia, en la región de Aquitania.

Durante muchos siglos el Perro de Montaña de los Pirineos ha sido utilizado como animal de carga, centinela y cuidando el ganado de los ataques de lobos y osos en los Pirineos franceses y españoles, pero hoy día esta raza ha trascendido su ámbito geográfico y se encuentra en todo el mundo, siendo muy reconocida y valorada en Australia, Estados Unidos (USA) y Japón. El primer estándar oficial fue escrito en el año 1960.

Personalidad / Comportamiento del Perro de Montaña de los Pirineos

El Perro de Montaña de los Pirineos (Gran Pirineo) es el mejor guardián conocido hasta el momento.

Valiente, leal, tranquilo y un esforzado vigilante que siempre estará atento para proteger a su familia y todo aquello que se encuentre bajo su responsabilidad.

Es extraño que ataque, su carácter en la defensa de su amo y dominios sube cuanto más cerca está el peligro.

Primero será avisado el extraño con un fuerte ladrido, si este sigue aproximándose el Perro de Montaña de los Pirineos gruñirá y mostrará su gran dentadura y en último caso atacará con feroz determinación.

Su gran tamaño debería disuadir a cualquiera, pero en caso de no ser así su coraje le hará enfrentarse a cualquier persona o depredador.

Hay casos documentados de Perros de Montaña de los Pirineos luchando hasta la muerte para defender a su dueño del ataque de osos pardos.

Es independiente y muy seguro de sí mismo.

No obedecerá si piensa que está en contra de su propio criterio.

Podemos ordenarle que se «siente» y él no acatará el mandato si piensa que «tras la puerta» puede haber algún peligro, él tiene que ir a investigar por la seguridad de su familia.

La socialización y adiestramiento debe comenzar desde cachorro.

Aunque es muy noble, amable y pacífico, su gran tamaño es un problema para convivir con él en la ciudad.

Tiene que estar muy bien educado para poderlo sacar a pasear por la calle con correa y estar con personas sin desconfiar de ellas.

El profesor Stanley Coren clasifica al Perro de Montaña de los Pirineos en el puesto número 64 en su estudio sobre inteligencia canina, por lo tanto, paciencia y firmeza en su entrenamiento.

Es muy paciente y cariñoso con los niños, prefiere su compañía a la de adultos u otros animales.

Resiste cualquier trato dado por estos en sus juegos, incluso si le hacen daño.

Pero como siempre que hablamos de perros de gran tamaño y peso, la diversión tiene que ser controlada por alguien responsable, no podemos permitir que un chiquillo maltrate a nuestra mascota, ni que ella sin querer lastime al pequeño.

Es terco y dominante con sus semejantes, pero llega a acostumbrarse a ellos aunque prefiere convivir con perros pequeños o gatos.

Su entorno ideal es un lugar amplio, con grandes jardines o prados donde pueda correr y explorar libremente.

No es un perro de ciudad, ya que no aguanta estar encerrado.

Al Perro de Montaña de los Pirineos podemos definirlo como protector sin ser agresivo, orgulloso, reservado, dulce y devoto de sus dueños; un excelente compañero y amigo.

Descripción / Características del Perro de Montaña de los Pirineos

El Perro de Montaña de los Pirineos es grande, fuertemente construido (robusto) y bien proporcionado; pero su imponente tamaño (clasificado como raza de perro gigante) y fuerza tipo moloso no le quita elegancia y majestuosidad, ya que uno de sus principales rasgos es ser más estilizado que sus congéneres molosos.

La altura hasta la cruz en los machos adultos varía entre los 70 y 80 centímetros y su peso aproximado es de 60 kilogramos; las hembras miden de 65 a 73 centímetros y su peso ronda los 40-50 kilogramos.

La cabeza en proporción con el resto del cuerpo no es demasiado grande; el cráneo es ligeramente convexo (abombado) debido a la protuberancia occipital (cresta sagital); los lados del cráneo son bastante planos.

Las orejas son bastante pequeñas y tienen forma triangular con las puntas redondeadas; su implantación se encuentra a la altura de los ojos y son llevadas pegadas planas a la cabeza, en estado de alerta están un poco más altas.

Sus ojos tienen un tamaño pequeño, forma almendrada y son algo oblicuos; la mirada es dulce, inteligente y soñadora gracias a su color castaño ámbar, casi con expresión tristona.

Los párpados parecen que el borde de color negro está pintado.

El hocico es ancho, largo (algo más corto que el cráneo) y tiende a afinarse progresivamente hasta la trufa.

La trufa (nariz) es completamente negra.

La cola es bastante larga y tupida.

En reposo es llevada baja con el extremo formando gancho; en estado de acción la eleva sobre la espalda enroscada y sólo la punta toca el lomo.

A pesar de su gran tamaño, el Perro de Montaña de los Pirineos tiene un movimiento al andar suelto, elegante y poderoso, sin parecer nunca pesado. Su paso es amplio y rápido, con cierta elasticidad.

El pelo del Perro de Montaña de los Pirineos (Gigante de los Pirineos) es largo, muy denso, suave y aplastado a la piel.

Más largo en la cola, alrededor del cuello y los muslos donde además es más fino y lanudo. En hombros y espalda bastante áspero.

El manto del Perro de Montaña de los Pirineos es blanco con manchas grises (pelo de tejón o bayo oscuro).

En cara, orejas, patas y nacimiento del rabo su tono es crema, lobuno o amarillo pálido.

El pelaje totalmente blanco sólo se da en uno de cada cuatro ejemplares.

foto de cachorros de montaña de los pirineos

Salud del Perro de Montaña de los Pirineos

El Perro Montaña de los Pirineos por lo general goza de buena salud, aunque como todos los canes gigantes (gran danés, greyhound, komondor, kuvasz, leonberger, mastiff, mastín napolitano, pastor del Cáucaso, terranova…) suelen padecer dilatación de estómago (torsión gástrica), displasia de cadera y en algunas ocasiones luxación de rótula. La edad media del Perro de Montaña de los Pirineos es de 10 a 12 años (raramente supera esta edad).

Cuidados del Perro de Montaña de los Pirineos

El Perro de Montaña de los Pirineos necesita grandes espacios donde correr y desfogarse, no se adapta a vivir en entornos pequeños donde tenga que salir a pasear a la calle con correa y no pueda moverse libremente.

Necesita largas caminatas diarias de un mínimo de una hora para mantener sus músculos y articulaciones en perfecto estado físico.

La muda del pelo es frecuente, casi podríamos decir que es continua.

Debemos cepillarle el manto al menos dos veces por semana para tenérselo brillante, suave y evitar la dermatitis y la acumulación de pelos muertos.

El Gigante de los Pirineos lo bañaremos dos o tres veces al año con un champú específico para mascotas de pelo largo.

Su alimentación es muy sencilla de elaborar, sólo necesitaremos ingredientes básicos como: carne e hígado de ave, huevo, cereales (maíz, arroz y/o, trigo), remolacha, zanahoria, aceite vegetal y de pescado, sales minerales, taurina y vitaminas; estos dos últimos son complementos alimenticios que nuestro veterinario debe supervisar.

Es un devorador nato, come insaciablemente y de ahí que tengamos que controlar la cantidad de comida que ingiere, ya que su constitución es de tendencia al sobrepeso.

Otros nombres del Perro de Montaña de los Pirineos

El Perro de Montaña de los Pirineos o Gigante de los Pirineos, es conocido en otras regiones de España y otros países como:
Cataluña (España): Gos de muntanya dels Pirineus, Muntanya dels Pirineus, Gran Pirineu
País Vasco (España): Pirinioetako mendiko zakurra (txakurra)
Alemania: Chien de Montagne des Pyrénées (hund), Pyrenäenberghund, Patou
Bulgaria: Пиренейско планинско куче (куче)
Finlandia: Pyreneittenkoira (koira)
Francia: Chien de montagne des Pyrénées, Montagne des Pyrénées, Patou
Georgia: პირენეული მთის ძაღლი
Holanda: Pyrenese berghond (hond)
Hungría: Pireneusi hegyikutya (kutya)
Inglaterra: Pyrenean Mountain Dog, Great Pyrenees
Italia: Cane da montagna dei Pirenei
Noruega: Pyreneerhund (hund)
Polonia: Pirenejski pies górski
Portugal: Cão de montanha dos Pirenéus
Rusia: Пиренейская горная собака
Suecia: Pyrenéerhund (hund)
Turquía: Pyrenees çoban köpeği

También te puede interesar más razas de: Cachorros
Cachorros de Montaña de los Pirineos
4.5 (90%) 2 votes

  • Cómo educar a un cachorro
    El programa definitivo que te guiará paso a paso en la educación de tu cachorro con resultados garantizados.
  • Sé perfectamente cómo te sientes porque yo gasté mucho dinero en manuales, cursos, guías, etc., y además en muchos casos la información parecía contradecirse, por este motivo decidí crear este programa definitivo, condensando todo aquello que realmente funciona. No tendrás que volver a pagar ningún otro manual, ni pagar por servicios: no los vas a necesitar.