Saltar al contenido
Cachorros

Cachorros de Galgo Español

Cachorros de galgo

Los cachorros de Galgo Español o Lebrel Español es una raza de perro autóctona de España. Según la clasificación de la Federación Canina Internacional (FCI), el galgo está incluido dentro del grupo X, sección 3ª, que corresponde a los lebreles de pelo corto. Se trata de una raza pura, es decir, que sus características se han logrado por selección a través de los siglos y no por cruce de otras razas.

El Galgo Español está muy unido a la cultura española habiendo referencias no solo en textos de montería, sino también en expresiones y refranes e incluso en la literatura española siendo quizá la cita más célebre la contenida en la primera frase de El Quijote:

«En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor».

En España es de uso común la expresión «de casta le viene al galgo» para resaltar que determinadas personas o cosas tienen una determinada característica muy acentuada, y que era de prever porque también la han tenido siempre sus predecesores.

Además de una infinidad de refranes que le hacen referencia: «Al galgo viejo, échale liebre y no conejo», «Galgo en repecho, le sobran patas y le falta pecho» o «La liebre mucho se avanza, pero más el galgo que la alcanza».

Origen / Historia del Perro Galgo Español

Existen varias teorías sobre los orígenes del Galgo Español, unas afirman que la raza desciende de un perro que llegó a España con los romanos, que a la vez descendía del lebrel egipcio, y otras sostienen que fueron los celtas los que trajeron el galgo a la península. Sea como fuere, de lo que no hay ninguna duda es que el galgo proviene de los antiguos perros faraónicos egipcios, igual que el podenco.

Es probable además que el vertades romano sea otro de sus antepasados. Lo cierto es que las primeras referencias escritas del galgo ibérico se hallan en el tratado del siglo II a. C. Cynegeticus de Arriano de Nicodemia, quien fue cónsul de la Bética.

El autor, desde su experiencia personal en Hispania, describe la caza de la liebre con galgos de manera prácticamente idéntica a como se hace en la actualidad en España, añadiendo que era una costumbre propia de los hispanos sin distinción de clase social.

En los siglos IX y X ocurre la colonización de grandes áreas de Castilla coincidiendo con la reconquista. Las grandes extensiones de terrenos baldíos y barbechos producen un incremento de las piezas de caza, consolidándose la tradición a las carreras de liebres con galgos, así vemos extenderse esta raza por todas aquellas zonas llanas en las que no puede hacerle competencia el sabueso.

A principios del siglo XX la raza fue cruzada con galgo inglés (greyhound) para dotar a los perros de una mayor velocidad para poder competir en los canódromos. Esta circunstancia puso en peligro la pureza de la raza. Tras notables esfuerzos, se logró reconducir la raza a partir de los aún abundantes Galgos Españoles «puros» que seguían en manos de criadores y cazadores.

Pese a su antigüedad y relevancia, el Galgo Español fue reconocido bastante tarde por las asociaciones caninas, estas tienden a ver al galgo inglés como la referencia más destacable de este tipo de perros, algo que hay que matizar, ya que, dicha raza desciende del Galgo Español.

Sí puede pensarse, sin embargo, que esa situación va camino de arreglarse, ya que, en la actualidad el Galgo Español ya no es solo ese animal que servía para la caza y las carreras, ahora se ha convertido en un fabuloso perro de compañía.

Características del Perro Galgo Español

El Galgo Español es un perro de cuerpo estilizado y atlético, ligeramente rectangular, de espalda recta, lomo arqueado, de vientre muy levantado; patas largas, siendo los miembros delanteros finos, rectos y paralelos y los traseros potentes y bien musculazos; su pecho no demasiado ancho pero amplio, todas estas características les permiten alcanzar grandes velocidades llegando a los 60 kilómetros por hora. La altura a la cruz suele ser de 62 a 70 centímetros en los machos y de 60 a 68 centímetros en las hembras.

El Galgo Español posee una cabeza proporcionada con el resto del cuerpo y larga. El hocico es largo y estrecho. La trufa es pequeña, húmeda y de mucosas negras. Sus ojos son pequeños, oblicuos, almendrados; preferiblemente oscuros, de color avellana; de mirada tranquila, dulce y reservada. Las orejas de base ancha, de implantación alta, triangulares, carnosas en su primer tercio y más delgadas y finas hacia el final que será en punta redonda; en atención semi-erectas en su primer tercio con las puntas dobladas hacia los laterales.

Esta raza de perro tiene un cuello largo, plano, esbelto, fuerte y flexible. Estrecho en la parte de la cabeza, continuando con ligero ensanchamiento hacia el tronco.

La cola es de nacimiento fuerte e inserción baja, discurre pegada entre piernas afinándose progresivamente hasta terminar en punta muy fina. Flexible y muy larga. En reposo caída en forma de hoz con gancho final muy acusado y lateralmente inclinado. Remetida entre piernas con gancho final que casi roza el suelo por delante de los miembros posteriores; es una de las posturas que más tipicidad confieren a la raza.

La piel del galgo está muy pegada al cuerpo en todas sus zonas, fuerte y flexible; de color rosado. Las mucosas han de ser oscuras.

La capa típica es de pelo corto, liso y muy fino. Pero existe también la variedad de pelo corto o duro, que presenta pelo áspero y largo, repartido homogéneamente por el cuerpo, con barba, bigotes y tupé. Los colores más típicos son: barcino o atigrado, negro, barquillo (oscuro y claro), tostado, canela, amarillo, rojo, blanco, berrendo o pío.

Cachorros de galgo español
Cachorros de galgo español

Comportamiento del Perro Galgo Español

El Galgo Español tiene un carácter serio y retraído, afectuoso, independiente, gentil e inteligente. Para que no sea tímido de adulto es conveniente empezar a sociabilizarlo desde muy cachorro. Siente un gran apego por sus dueños y suele llevarse bien con otros perros, gatos y conejos. Posse una gran energía y vivacidad.

Movimiento del Perro Galgo Español

El movimiento típico es naturalmente el galope. El trote ha de ser largo, rasante a tierra, elástico y potente.

Cuidados del Galgo Español

Aunque el medio natural del Galgo Español sea el campo, puede adaptarse perfectamente a la vida de ciudad. Son perros que no soportan estar encerrados y necesitan un jardín en el que poder moverse libremente y gastar parte de sus energías, de esta forma el perro estará en plenas condiciones físicas y psíquicas. Basta con mantenerlo limpio con cepillados regulares.

Salud del Perro Galgo Español

El Galgo Español es un perro sano pero debido a su tamaño y constitución puede sufrir displasia de cadera, torsión de estómago (es recomendable servirle la comida en recipientes elevados) y cáncer de huesos.

Uso cinegético del Perro Galgo Español

En España, el galgo fue utilizado para la caza mayor en monterías y para la caza de la liebre en campo abierto, donde el perro caza la pieza sin la intervención del hombre tras una persecución. Este tipo de caza que en la actualidad tiene carácter deportivo en el pasado era un acto de prestigio social en el que la caza era un pretexto para demostrar quién era el poseedor del mejor ejemplar.

España debido a sus condiciones tan particulares, es probablemente el país donde el galgo es utilizado en mayor número de modalidades cinegéticas y deportivas. Es, a priori el cánido más numeroso en España, y es común encontrarlo en cualquiera de los pueblos y ciudades de la amplia geografía de la España llana.

En pruebas como las habidas en Campeonatos de Campo Abierto se premia al ejemplar más característico, parecen demostrar que el galguero vuelve hacia una raza que hace años estuvo perdida.

El mestizaje con el galgo inglés para conseguir animales más rápidos en carreras se ha detenido y erradicado por varios motivos: Por una parte esta actividad cinegética evoluciona a pasos agigantados a convertirse en un verdadero deporte, donde el hecho de matar la liebre es secundario en favor de la belleza de la carrera. El galgo híbrido pierde gran parte de dicha belleza, por lo que se valora cada vez más la pureza del Galgo Español. Por otro lado, el hecho de que a la liebre se la proteja más que nunca contra las escopetas y que cada vez sea más fuerte por selección natural (ha ido perdiendo sus zonas naturales de refugio por el aumento de terrenos roturados y caminos de concentración), hace necesaria su caza con galgos de mayor dureza.

De hecho, las circunstancias particulares dentro de la geografía tienen incidencia, y nunca un galgo que lleva corriendo generaciones en Andalucía tendrá las mismas características que otro que de igual forma lleva corriendo otras tantas generaciones en Castilla.

Así, en Andalucía y muchas partes de la Mancha, impera la viña y el olivo, teniendo la liebre perdederos próximos. De igual manera al ser el clima benigno, contará a lo largo del año con comida abundante sin necesidad de recorrer grandes distancias. Adicionalmente se la molesta menos al encontrarse dentro de grandes fincas sin caminos vecinales. Todas estas cuestiones van a hacer que el galgo que impere en estas zonas sea más pequeño y su musculatura algo más corta y redondeada, es decir mayor potencia en los cuartos traseros. Esto se debe a que debe ser un galgo que las llegue rápidamente y salga de los cortes con mayor facilidad. Menos pesado por la blandura del terreno donde pisa y en definitiva mas rápido y menos resistente, aunque una propiedad no tiene por que excluir a la otra.

En Castilla, donde prevalecen los grandes espacios, la liebre recorre grandes distancias en busca de alimento y su única defensa son perdederos más alejados. En este tipo de terreno se va a imponer otro tipo de galgo, mas duro de huellas, con mayor profundidad de pecho, de musculatura mas larga y plana, en definitiva un galgo de mayor resistencia. Estos galgos al ser mas pesados tendrán mas de alzada, y de hecho han sido los considerados más puros de cara a la estabilización de la raza.

Maltrato de los galgos en España

En los últimos años se ha hecho además más corriente el mantenimiento de Galgos Españoles como animales de compañía. Muchos de esos galgos son animales que han sufrido malos tratos y han sido abandonados al acabar las temporadas de caza. Los menos afortunados encuentran la muerte: los ahorcamientos, tirarlos a pozos o envenenarlos son métodos usados con frecuencia. De los galgos rescatados, muchos son adoptados fuera del país, aunque cada vez son más apreciados dentro de España. Numerosas protectoras de animales y otras organizaciones han empezado en la última década a concienciar sobre la situación y a rescatar galgos para ofrecerlos en adopción.

Cabe esperar que la situación de esta raza mejore conforme se adquiere una mayor concienciación sobre estos animales.
Galgo Español
Galgo Español

Otros nombres del Perro Galgo Español

El Galgo Español es conocido en otras regiones de España y otros países como:

  1.  Cataluña (España): Llebrer espanyol
  2.  Alemania: Galgo Español
  3.  Finlandia: Espanjanvinttikoira
  4.  Francia: Lévrier Galgo, Galgo espagnol
  5.  Holanda: Galgo español
  6.  Hungría: Spanyol agár
  7.  Inglaterra: Spanish greyhound, Spanish galgo, Galgo Español
  8.  Italia: Levriero spagnolo, Galgo español
  9.  Noruega: Spansk galgo, spansk mynde, galgo español
  10.  Polonia: Chart hiszpański
  11.  Portugal: Galgo espanhol
  12.  Rusia: Испанский гальго
  13.  Suecia: Galgo español

Vídeo del perro Galgo Español

También te puede interesar más razas de: Cachorros O entrar a la Federación Cinológica Internacional
Cachorros de Galgo Español
4.4 (88.33%) 12 votes