Saltar al contenido
Cachorros

Cachorros de Chin Japones

cachorros de chin japones

El Chin Japonés, Spaniel Japonés o simplemente Chin, es una raza de perro de origen japonés.

Es una mascota peluda, pícara y muy cariñosa de tamaño mini habituada desde el comienzo de su linaje a ser «perro faldero».

Origen / Historia del Perro Chin Japonés

La auténtica procedencia del Chin Japonés si encuentra en China y parte de su genealogía está unida al tibetan terrier (terrier tibetano), lhasa apso (Tibet apso) y al pekinés (pequinés).

Su nombre de cuna es Tchin y con él apareció en Corea donde evolucionó en aspecto, de allí fue llevado a Japón como regalo entre las casas reales en el año 732.

En esa época los perros de compañía eran muy valorados por la nobleza oriental y se utilizaban como obsequio para nobles y altos dignatarios.

En los templos budistas era habitual encontrarlos, dado que para los monjes los Chin Japoneses tenía carácter sagrado.

El hijo del señor feudal Tokugawa Iemitsu crió en el castillo Edo (castillo Chidoya) a perros Chin por su personalidad tranquila y sus peculiaridades de «perro de juguete».

En el año 1853 varios de estos ejemplares fueron regalados a la reina Victoria de Inglaterra y desde este momento comenzó a adquirir gran popularidad en toda Europa.

En este mismo año el comodoro Matthew Calbraith Perry llevo varios cachorros a su esposa en Estados Unidos dando lugar a una expansión uniforme de la raza por todo el hemisferio norte del planeta.

En 1862 fue presentado por primera vez en una exposición de belleza en el Reino Unido y 20 años después en Estados Unidos.

En Japón fue nombrado en el año 1964 «Símbolo Nacional del Japón». Hoy día el Chin Japonés es un perro de compañía aceptado por todas las federaciones caninas y muy apreciado en todo el mundo.

Descripción / Características del Perro Chin Japonés

El Chin Japonés o Spaniel Japonés es un perro de talla pequeña, compacto y configuración cuadrada, con aspecto distinguido y refinado.

El cuerpo de las hembras es más largo que el de los machos. La altura hasta la cruz en los Chin Japoneses está entre los 20 y 28 centímetros (las hembras ligeramente más pequeñas).

Las federaciones caninas no se han puesto de acuerdo para el peso que varía entre 1,8 y 10 kilogramos, pero lo más normal son los ejemplares que pesan de 3,3 a 6 kilogramos.

La cabeza del Chin Japonés es algo voluminosa en relación con su cuerpo; tiene una forma cuadrada y ancha con la parte superior redondeada si la miramos de frente.

Las orejas triangulares, pequeñas, largas y colgantes; su implantación es baja y bien separadas entre sí; cubiertas con bastante pelo largo.

Sus ojos son grandes, redondos y saltones, de color oscuro brillante (casi negros); colocados bien separados.

El hocico es corto y plano (chato), algo inclinado hacia atrás, pero sin forma gancho.

La trufa (nariz) es negra o encarnada, en consonancia con las manchas del pelaje; los orificios nasales amplios, muy abiertos.

La cola es llevada sobre el lomo (la espalda), está cubierta de abundante pelo largo que le da un bonito porte. Su inserción es alta.

El Chin Japonés posee un movimiento ligero, elegante y presumido.

Su manto es largo, sedoso y liso.

En el pecho, cuello, orejas y parte posterior de las patas mucho más largo y espeso que en el resto del cuerpo.

El color del pelo es blanco con manchas negras o rojizas.

Temperamento / Comportamiento del Perro Chin Japonés

El Chin Japonés es un perro de compañía inteligente, juguetón, dulce, alerta e independiente.

Su tamaño pequeño y carácter alegre y cariñoso, junto a su adaptabilidad a reducidos entornos (un apartamento por ejemplo) lo hace ser la perfecta mascota.

Travieso y un poco inquieto disfruta de los juegos de los niños, siempre que estos respeten su espacio y acepten que le gusta ser el centro de atención.

Cuando se cansa del alboroto y el bullicio se convierte en un perro muy tranquilo que busca superficies elevadas (respaldos de sofás y sillas…) para tumbarse sobre ellos y descansar.

A pesar de su tamaño es un excelente perro guardián, ladra sólo cuando es necesario y es reservado con los extraños.

Posee una gran memoria y siempre se acordará quien es amigo o enemigo.

Es muy inteligente y gracias a su memoria recuerda rápidamente todo lo que se le enseña, pero su testarudez hace que en ocasiones sea poco obediente.

Necesita un adiestramiento constante, tolerante y muy pacífico (sin violencia o voces).

El Chin Japonés se encuentra en el puesto 62 de inteligencia canina según el estudio realizado por el Doctor Stanley Coren.

foto de cachorros de chin japones

Salud del Perro Chin Japonés

Los principales problemas de salud del Chin Japonés están en la vista.

Es habitual que sus corneas sufran arañazos y estos pueden llegar a convertirse en úlceras.

Debemos tener un especial cuidado para que nuestro Chin Japonés no se lastime sus prominentes ojos; una pequeña rama en el suelo, un arbusto o una brizna de hierba es suficiente para dañar su visión.

También, y ya con cierta edad, es muy normal que el Chin padezca de cataratas, problemas cardíacos, luxación de rótula, alergias estacionales e infecciones de oídos.

Su frágil osamenta puede fracturarse con facilidad, es probable que nuestro veterinario recomiende complementos de calcio para fortalecer sus huesos.

Como la mayoría de perros pequeños es posible que llegue a tener hipoglucemia (hipoglicemia).

Al ser una raza braquicéfala (chata) es normal que pueda tener problemas respiratorios.

Debemos evitar fatigarlo en exceso, sobre todo con temperaturas extremas de calor.

Los partos de una hembra Chin son de 3 ó 4 cachorros, pero se han registrado camadas de hasta 8 perritos.

La esperanza de vida de un Chin Japonés está entre los 8 y 12 años, aunque hay casos que han superado los 18 años.

Cuidados del Perro Chin Japonés

El pelo del Chin Japonés requiere una atención continua.

Su pelaje largo es conveniente cepillarlo 2 ó 3 veces por semana (diariamente si esta en época de muda) para mantenérselo brillante, suave, sin nudos y libre de pelos muertos.

El peinado del manto también previene que la piel se irrite.

No es necesario bañarlo frecuentemente, pero tras hacerlo deberemos secarlo muy bien, sobre todo los pliegues de la cara para evitar la aparición de hongos.

Al ser un perro poco activo es oportuno controlar su dieta para prevenir el sobrepeso.

La alimentación del Chin Japonés deberemos elaborarla con estos ingredientes: carne de ave y/o cerdo, huevo, cereales (arroz, trigo y/o cebada), aceite de pescado y vegetal (oliva, soja, borraja y/o copra), remolacha, achicoria, tapioca, sales minerales y vitaminas (esto último bajo el control de nuestro veterinario).

Es importante no utilizar maíz para la preparación de su comida, muchos Chin Japoneses son sensibles o alérgicos a esta gramínea.

Como casi todos los «perros de juguete», prefiere estar tumbado en el sofá o en los pies de su amo a estar jugando o paseando, deberemos sacarlo a pasear diariamente o tenerle un patio donde pueda moverse y ejercitarse para evitar la obesidad.

Otros nombres del Perro Chin Japonés

El Spaniel Japonés o Chin Japonés, es conocido en otros países como:
Alemania: Japan Chin (hund)
Bulgaria: Японски хин (куче), Японски чин, Японски шпаньол
Dinamarca: Japansk spaniel, Japansk tempelhund, Japanese chin
Finlandia: Japanese chin (koira), Japaninspanieli, Japsi
Francia: Épagneul japonais (Chien), Chin
Holanda: Japanse spaniël (hond), Japanse Chin
Inglaterra: Japanese Chin (dog), Japanese Spaniel, Tchin
Italia: Chin, Tchin (razza canina, cane)
Polonia: Chin japoński (pies, psów), Czin japoński, Japan chin, Japanese Chin, Spaniel japoński
Portugal: Spaniel japonês (cão)
República de Serbia: Јапански чин, Јапански шпанијел, чин
Rusia: Япо́нский хин (собака), Японский спаниель
Suecia: Japanese chin (hund)
Turquía: Japon köpeği, Japon spanyeli
Vietnam: Chó Nhật

También te puede interesar más razas de: Cachorros
Cachorros de Chin Japones
4.5 (90%) 2 votes
  • Cómo educar a un cachorro
    El programa definitivo que te guiará paso a paso en la educación de tu cachorro con resultados garantizados.
  • Sé perfectamente cómo te sientes porque yo gasté mucho dinero en manuales, cursos, guías, etc., y además en muchos casos la información parecía contradecirse, por este motivo decidí crear este programa definitivo, condensando todo aquello que realmente funciona. No tendrás que volver a pagar ningún otro manual, ni pagar por servicios: no los vas a necesitar.